noticia
Kirchnerismo la tercera deceda infame.
  Parana.,06/02/16
   Imprimir esta noticia
 
Gustavo Lambruscihini, profesor de filosofía en las universidades Nacional de Entre Ríos (Uner) y Autónoma de Entre Ríos (Uader).
La primera impresión del docente de filosofía en la Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner) sobre el nuevo escenario político fue certera: “es el tránsito de un partido de derecha, pero que esbozaba un discurso progresista y se reivindicaba reformista, e incluso revolucionario; a uno expresamente de derecha, que no usa máscara, que va a hacer un ajuste y que va a reprimir cualquier protesta social, incluso con un protocolo”. Para el profesor esto lo que trae es una confusión en el debate público de ideas: “parece que los encargados de denunciar la política de ajuste y represión son los mismos que hicieron eso durante 12 años, en un gobierno integrado por Sergio Berni (exsecretario de Seguridad de la Nación) y César Milani (exjefe del Ejército), y que votó la Ley Antiterrorista y el Proyecto X”.
El ascenso de esta nueva forma de hacer política no es, sin embargo, lo más preocupante: “lo alarmante es que goce de un inmenso consenso social, por eso se avecinan tiempos difíciles, sobre todos para aquellos que estamos empeñados en la política como la emancipación del ser humano. En contraposición lo que hay son, por un lado, gobiernos que llenan los bolsillos de la gente para que mire Fútbol Para Todos; y por el otro, los que creen que la política es `solucionar los problemas de la gente´´”. Según el docente lo esencial es que, hubiere quien hubiere ganado las elecciones, el ajuste era inevitable, debido al déficit fiscal que no puede solventar el Estado: “Cambiemos hace lo que prescriben las reglas sistémicas del gobierno capitalista, con lo cual si uno quiere discutir sus medidas no puede hacerlo sin discutir el capitalismo mismo. Es necesario endeudarse para soportar la situación”.
En cuanto al déficit el profesor que cree que es la consecuencia de un “Estado parásito”, donde se destruyeron los servicios por la falta de burocracia especializada, como la que alguna vez tuvo el gobierno de Juan Domingo Perón: “eso devela lo que fue el kirchnerismo: una tercera década infame, con un pacto con Chevron similar al que (Julio Argentino) Roca (hijo) firmó con Runciman. La mayor parte de la caída fiscal proviene del pago de 170 mil millones de dólares de una deuda espuria, mientras 80 mil millones de dólares se fugaron, y todas las utilidades fueron remitidas a empresas capitalistas, como nunca antes. Mientras tanto el esfuerzo de los argentinos solventó la corrupción de los que llegaron pobres, pero se fueron ricos del Estado”. Las consecuencias: una economía más concentrada y más extranjerizada, y un aparato burocrático que carece de números fidedignos sobre los cuales basar sus políticas, ya que consideró que “Macri no va a transparentar las cifras porque sea honesto, sino que porque es la base del sistema capitalista, a los efectos de una sociología empírica que colabora a saber la verdadera situación del país”.
El interrogante que surge entonces ante el panorama de la nueva derecha instalada en el poder, es qué le pasó a los partidos y programas de izquierda, que no lograron consenso social en las urnas: “La oposición entre (Daniel) Scioli y Macri no es la lucha de clases, sino que la clase en lucha, es decir, la puja al interior de la clase burguesa. Se puede resolver por el peronismo o por esta nueva onda política de Macri, que es un conservadorismo popular. A Macri lo votaron los trabajadores, la pequeña burguesía y aristocracia obrera, e incluso los marginados”. La respuesta a cómo hizo el nuevo presidente para acceder a esos votos, viene, según Lambruschini, de la mano de la operación que intentó el kirchnerismo en sus discursos: “usaron a Macri como `hombre de paja´, es decir, alguien a quien considero nadie, y lo peleo, porque no existe. Mientras la totalidad de los analistas creían que el PRO era un partido municipal, Macri fue ganando adhesiones, con el simple hecho de que millones de personas buscaban con qué garrote pegarle al kirchnerismo, y ese garrote era él. Con lo cual no hubo un análisis muy profundo del voto, si hubiera sido Frankestein el candidato también hubiera ganado”.
La complicada situación que atraviesa Entre Ríos tampoco quedó al margen del análisis del docente: “es sencillo; Cambiemos ganó en las provincias `modernas´, es decir, con una burguesía trabajadora e individuos que viven al margen del empleo público: Mendoza, Santa Fe, Capital y sectores de provincia de Buenos Aires. Son todas regiones con espalda propia. Entre Ríos, es una provincia expoliada, que pertenece al grupo de las `africanas´, que se equiparan con Corrientes, Chaco o Santiago del Estero. Con lo cual no tiene ninguna oportunidad el gobernador Gustavo Bordet, que no sea arrodillarse frente a (Regelio) Frigerio y compañía. No tiene otra alternativa, como tampoco la tuvo (Sergio) Urribarri con Cristina Kirchner. Entre Ríos sólo produce soja, y la soja se la lleva el gobierno nacional, por eso hay que estar en buenos términos y ser obediente”.
La reforma electoral, fue el último tema al cual Lambruschini se refirió: “con este sistema ningún partido chico puede ganar. Yo soy fiscal desde 1983 y sé lo que es un voto en cadena, o que lleven a la gente a votar. Un partido pequeño nunca podría ganar una elección, no tiene estructura ni fondos para hacerlo. De manera que una reforma que apunte a transparentar el proceso es celebrada por aquellos que nos consideramos de izquierda”. Los motivos de Cambiemos para proponer la discusión parece no tener aún una respuesta: “Macri no es Lisandro de la Torre ni Leandro Além, no quiere una reforma porque es un paladín de la democracia. Pero tampoco se puede negar que existió un `fraude patriótico´ llevado adelante por el kirchnerismo para que el papelón no fuera mayor en las elecciones de octubre. Con lo cual una modificación en ese sentido no viene mal”.
   Imprimir esta noticia
VOLVER
 
Buscar...
Estadística Mapa de Sitio  

Home | Links de Interés | Contacto |

www.porunaeconomia.com.ar
info@porunanuevaeconomia.com.ar